domingo, 16 de diciembre de 2018

ANÁLISIS REAL VALLADOLID - ATLÉTICO DE MADRID (2-3)

ABUSONES


En esta vida lo que más odio son los abusones (así se llamaba antes al bullying). Sin embargo hay un especimen peor, que son esos que sienten que abusan de ellos y en cuanto encuentran alguien más débil ejercen lo que ellos han sufrido. Mediocres de manual. Hablemos del Atlético de Madrid y su mayor exponente, Simeone. El argentino comentaba en la previa que el Pucela "tiene señales similares al Atlético", se le olvidaba hablar de presupuestos, como sí que hace cuando se refiere a su vecino blanco. En esta ocasión en Zorrilla el diferencial fue el de negro.

Porque el árbitro fue decisivo. Más allá de polémicas puntuales, volvimos a ver un arbitraje de equipo grande contra equipo pequeño. Las faltitas, las protestas y pérdidas de tiempo consentidas (el cambio de Filipe Luis fue flagrante), incluso no utilizar el spray de barrera en faltas locales. Todas esas cuestiones que van minando al equipo pequeño y que derivan en la utilización parcial de las nuevas tecnologías. 

Mi posición ante el VAR es clara: totalmente positiva. Es evidente que cualquier jugada polémica vista por televisión debería despejar todas las dudas y, por lo tanto, hacer justicia. Sin embargo, en pocas jornadas de utilización, han tirado por la borda la justicia. La forma de revisar o no las jugadas alimenta mucho más el partidismo, y si encima se traga el penalti de Arias ya hablaríamos de "otras cosas". Lo peor del fútbol tradicional no desaparece.

Quiero pedir disculpas por haber centrado el análisis en el rival y el colectivo arbitral, pero el cabreo es mayúsculo. Debía haber hecho alusión a la capacidad de reacción blanquivioleta ante una de las mejores defensas de Europa; del primer gol de Calero en Primera; la vuelta del mejor Alcaraz; las entradas como puñal en mantequilla de Keko; y que lo que dijo Sergio no es ninguna broma: el Pucela fue mejor.

Y a pesar del cabreo las sensaciones deben ser buenas. El Pucela vuelve a competir muy bien, a pesar de que hay que pulir los errores defensivos. Una plantilla tan limitada sigue dando la cara contra todos y cada uno de los rivales (a excepción del Leganés). Ahora nos espera San Mamés para finalizar un 2018 de ensueño. Tres puntos en tan gran escenario serían un gran cierre. En todo caso un año inolvidable. 


Uno a uno:

  - Masip (6): Una gran intervención que se saldó con el penalti de VAR.
Antoñito (6): El Atlético no le forzó mucho.
Calero (8): Primer gol en Primera y buen partido. Sigue subiendo como la espuma.
Kiko Olivas (6): Llegó tarde en el primer gol pero volvió a dar la talla.
Nacho (7): Llevó peligro en la primera parte pero muy poco acompañado por Toni y Plano.
Keko (8): El mejor del partido. En la segunda parte entraba como quería por su banda y puso varios buenos centros.
Alcaraz (7): Su mejor versión.
Míchel (7): Si funciona Alcaraz él también mejora.
Óscar Plano (5): No dio la talla. Fallo en el despeje en el gol defintivo. 
- Toni (5): También muy desacertado.
- Ünal (7): Oxigenó bajando balones largos y forzó el segundo gol.
Leo Suárez (5): Salió cuando el equipo ya estaba fundido y no pudo aportar
Borja (5): Esta vez en punta pero no tuvo opción.
Verde (5): No pudo aportar mucho.


Por @AlbertoSelby

domingo, 9 de diciembre de 2018

ANÁLISIS REAL SOCIEDAD - REAL VALLADOLID (1-2)

NADA MÁS... Y NADA MENOS


Decía el comentarista de televisión al finalizar el primer tiempo que el Real Valladolid se iba al descanso por encima en el marcador tras robar algunos balones y aprovechar su ocasión, nada más. A eso yo añadí: y nada menos. Y es que durante la primera parte pudimos ver al Pucela más serio, que ya ganó en el Villamarín y la Cerámica, y a punto estuvo de hacerlo en Balaídos y Bernabéu. Ese Pucela que todos queremos ver.

El Real Valladolid de Sergio no tiene grandes jugadores que resuelvan los partidos con calidad, por lo que hay que acudir a otras armas: la intensidad y la seriedad. Esas dos cualidades han hecho que el Pucela sea uno de los equipos menos goleados y si, como hoy, le sumas el desparpajo de Toni Villa, se puede justificar el marcador de Anoeta.

La primera parte fue perfecta. Los de Sergio volvieron a hacer que el equipo rival pareciera peor de lo que es. Presión a la salida de balón con muchos robos y pocas concesiones defensivas. En uno de esos robos Plano puso la calidad en el pase y Toni Villa la puntería. El pequeño murciano se está destapando en la faceta goleadora, algo que tarde o temprano debía llegar.

La segunda parte comenzó con el evidente asedio donostiarra a la portería de Masip, pero fue Antoñito, de nuevo inesperado goleador, el que puso el 0-2. A balón parado (otra vez) la Real acortó distancias y bien pudo llevarse el empate pero sus delanteros no estuvieron acertados. Quizá la nota negativa la pusieron esas jugadas a balón parado, tanto en ataque como en defensa, ante las que el Pucela se siente muy incómodo.

Victoria muy importante tras la derrota ante el Leganés y viendo el calendario restante de la primera vuelta. Ya son 20 puntos de tranquilidad. Cada vez tengo más claro que el Real Valladolid es el equipo más limitado de Primera División, pero también que la salvación estará muy cercana si siguen jugando con ese derroche e intensidad. Nada más y nada menos.


Uno a uno:

  - Masip (6): Tuvo que intervenir poco para el asedio al que nos sometieron.
Antoñito (8): Buena labor defensiva con Oyarzabal y grandísimo gol.
Calero (7): Muy bien todo el partido. Tapó una jugada vital de Januzaj al final.
Kiko Olivas (7): Bien por arriba, más limitado en el balón parado.
Nacho (6): Sufrió con Januzaj y en ataque no se le vio prácticamente.
Keko (7): Muy bien en su reaparición. Muy peligroso en la primera parte y gran aporte defensivo en la segunda.
Alcaraz (7): Volvió el mejor Alcaraz.
Míchel (6): Muchos robos en la primera parte, en la segunda bregó bien.
Óscar Plano (8): Por fin vimos su mejor cara. 
- Toni (9): Nos queda por ver lo mejor.
Ünal (6): Muy bien trabajando para la segunda línea. Se pierde cuando el balón le llega a los pies.
Côp (-): Muchos minutos y ni la olió
- Borja (5): Salió como central y ayudó bastante bien.
Anuar (-): No pudo aportar mucho.


Por @AlbertoSelby